Más sobre la educación de Alma Whittaker

Auguste reading to her daughter, Mary Cassatt
Beatrix no creía que una niña de cuatro años fuese demasiado joven para hablar de Linneo. De hecho, Beatrix comenzó la educación formal de Alma casi en cuanto pudo mantenerse en pie. Si los hijos de otras personas podían aprender a cecear oraciones y los catecismos en cuanto empezaban a hablar, entonces (creía Beatrix) su hija sin duda podría aprender cualquier cosa.

Como resultado, Alma sabía contar antes de cumplir cuatro años... en inglés, holandés, francés y latín. Se hizo especial hincapié en el estudio del latín, pues Beatrix creía que nadie que desconociese esta lengua podía escribir una frase correcta en inglés ni en francés. Hubo una temprana aproximación al griego también, aunque no con tanta premura. (Ni siquiera Beatrix creía que una niña debía dedicarse al griego antes de los cinco años). Beatrix tuteló a su inteligente hija en persona, y con satisfacción. «Es inexcusable que un padre no dedique el tiempo necesario a enseñar a pensar a su hijo», sostenía. Además, Beatrix creía que las facultades intelectuales de la humanidad habían sufrido un deterioro constante desde el segundo siglo anno Domini, por lo que disfrutaba de la sensación de dirigir un liceo ateniense privado en Filadelfia solo para provecho de su hija.

La firma de todas las cosas, Elizabeth Gilbert
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ideas para optimizar el estudio



Ayuda al estudiante es un blog práctico cuyo objetivo es aportar técnicas y consejos para mejorar el estudio, enfocándolo desde muchos puntos de vista: la organización, los distractores, la procrastinación, el profesorado, las técnicas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Algo sobre la educación de Darwin

Charles Darwin a los 6 años (detalle), Ellen Sharples, 1816

No siempre una educación clásica es la mejor para todo el mundo.

Esto es lo que cuenta Charles Darwin de sus años escolares en su Autobiografía, que estamos ahora leyendo en voz alta:

Nada pudo ser peor para el desarrollo de mi inteligencia que la escuela del doctor Butler, pues era estrictamente clásica, y en ella no se enseñaba nada, salvo un poco de geografía e historia antiguas. Como medio de educación, la escuela fue sencillamente nula. Durante toda mi vida he sido singularmente incapaz de dominar ningún idioma. Se dedicaba especial atención a la composición poética, cosa que nunca pude hacer bien. Tenía muchos amigos, y juntos conseguimos una buena colección de versos antiguos, que podía introducir en cualquier tema, combinándolos, con la ayuda de otros chicos a veces. Se dedicaba mucha atención a aprender de memoria las lecciones de los días anteriores; esto lo podía hacer con gran facilidad, memorizar cuarenta o cincuenta líneas de Virgilio u Homero mientras estaba en la oración de la mañana; pero tal ejercicio era completamente inútil, pues se me olvidaban todos los versos en cuarenta y ocho horas. No era perezoso, y, por lo general, excepto en versificación, trabajaba concienzudamente mis clásicos, sin recurrir al plagio. La única alegría que he recibido de tales estudios me la han proporcionado algunas de las odas de Horacio, que admiraba grandemente.

Los intereses de Darwin eran la ciencia experimental, las colecciones, la caza y la pesca entre otros. De su paso por la Universidad de Edimburgo dice esto:

La educación en Edimburgo se impartía enteramente en forma de lecciones magistrales, que resultaban intolerablemente aburridas, a excepción de las de química de Hope; pero, en mi opinión, este sistema de enseñanza no presenta ninguna ventaja y sí, en cambio, muchas desventajas, en comparación con el que se basa en la lectura.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlace

La invasión de los pedagogos memos. Una forma distinta de comprender el aprendizaje.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...